Depresión post parto - Síntomas y causas

Depresion post parto

La depresión posparto puede estar asociada a una afección muy grave, con una mujer que no puede cuidar a su bebé, llora constantemente y sueña con la desaparición del bebé. Algunos también lo equiparan con el llamado depresión posparto, que es un estado de depresión temporal y generalmente inofensivo después del parto. Ambas creencias están equivocadas.

Ene sta ocasión escribimos sobre el origen de la depresión posparto y la depresión durante el embarazo, cómo puede manifestarse y cómo tratarla.

A pesar de que la conciencia de la sociedad sobre las dificultades mentales y la escala de su aparición está aumentando, el embarazo y el período de los primeros meses después del nacimiento de un niño se identifican claramente con uno de los períodos más hermosos en la vida de una mujer: prácticamente "automáticamente". Por supuesto, se habla de noches de insomnio y de los desafíos que trae este período, pero más desde la perspectiva del pequeño precio por la felicidad que uno siente por el nacimiento de un hijo.

Las estimaciones oficiales dicen que el llamado la depresión posparto afecta al menos a la mitad de las mujeres en los primeros días / semanas después del nacimiento del bebé, y la depresión posparto se puede diagnosticar en aproximadamente un 10-20%. Es muy posible que estas cifras estén subestimadas debido a la vergüenza de las mujeres que luchan con dificultades psicológicas después del nacimiento de un hijo y la renuencia a buscar ayuda.

Como en el caso de la depresión "ordinaria", las causas varían y dependen del paciente individual. Un episodio depresivo puede ser causado por una predisposición biológica y genética, factores relacionados con una situación de vida difícil o una combinación de estas posibles causas. La forma en que una persona afronta el estrés y su nivel general de resiliencia mental también afectan si una persona desarrolla o no depresión.

¿Qué verás aquí?

    ¿Cuáles son las causas de la depresión posparto?

    Sin embargo, en el caso de las mujeres durante el embarazo y después del nacimiento de un hijo, el factor biológico asociado a los cambios hormonales parece ser de especial importancia. Durante el embarazo, la concentración de hormonas fluctúa fuertemente, lo que a menudo se traduce en cambios de humor. En algunas mujeres, los cambios en el sistema endocrino ejercen tanta presión sobre el cuerpo que se convierten en una causa de depresión. Después del parto, la concentración de algunas hormonas desciende drásticamente, mientras que otras (incluida la prolactina, cuyo alto nivel puede tener un gran impacto negativo en el estado mental) aumentan.

    Además, las mujeres cuyas madres lucharon contra la depresión posparto o tuvieron dificultades mentales durante un período de tiempo más largo, están más expuestas a eso.

    Finalmente, el bienestar de una mujer está muy influenciado por factores sociales, relacionados con la situación general de la vida de una mujer y si puede contar con el apoyo de su pareja, amigos y familiares.

    Si una mujer es atendida tanto durante el embarazo como después del parto, se siente segura, siente que su situación financiera y de vivienda es estable y podrá contar con la ayuda de sus familiares en cada etapa - el riesgo de depresión tanto durante embarazo y embarazo se vuelve más pequeño después del nacimiento del recién nacido.

    Por otro lado, las mujeres que no tienen redes de apoyo (amigos, familiares de confianza), tienen la perspectiva de criar a un niño solos, temen que no podrán apoyar al niño o sienten que su pareja y su familia las están presionando principalmente en lugar de apoyarlas.

    ¿Cómo distinguir la depresión posparto de la tristeza posparto?

    El tiempo es siempre el criterio principal para diagnosticar la depresión. Si al menos 3 de los siguientes síntomas de angustia mental persisten en un paciente durante más de 2 semanas, siempre se debe consultar a un psiquiatra.

    El criterio del tiempo también permite distinguir la depresión posparto de la melancolía posparto, es decir, un estado natural de tristeza y depresión que puede aparecer en una mujer poco después del parto debido a la fatiga, el dolor y los cambios hormonales.

    Los síntomas de la depresión posparto pueden ser similares a los de la depresión, pero no deberían durar más de dos semanas. Tampoco deberían aparecer más tarde de una docena de días después del nacimiento del bebé (por regla general, aparecen dentro de la primera semana después del nacimiento).

    Si eres una madre joven que está amamantando o estás esperando un bebé, ¡no temas buscar la ayuda de un psiquiatra! Éste no te obligará a ningún método de tratamiento; sino que te ofrecerá formas de terapia que no supongan una amenaza para tu bebé.

    Síntomas de depresión durante el embarazo y después del parto

    Los síntomas son esencialmente los mismos que los de un episodio depresivo "clásico" e incluyen:

    • Estado de ánimo deprimido, casi todos los días la mayor parte del día
    • Pérdida de intereses y capacidad de sentir alegría
    • Reducción de energía, fatiga constante
    • Debilitamiento de la concentración y la atención
    • Baja autoestima y baja confianza en sí misma: a menudo se manifiesta en la convicción de la mujer de que no es adecuada para una madre, dañará al niño con su comportamiento y no podrá satisfacer adecuadamente sus necesidades.
    • Sentimientos de culpa e inutilidad (por ejemplo, sentirse culpable por la incapacidad de sentir la alegría de tener un bebé, prestando atención principalmente a sus sentimientos).
    • Pensamientos pesimistas sobre uno mismo y el futuro.
    • Pensamientos suicidas y / o pensamientos persistentes de muerte.
    • Alteración del sueño: despertarse prematuramente, dificultad para conciliar el sueño o mayor necesidad de dormir.
    • Alteración del apetito.

    La depresión posparto y la depresión durante el embarazo también pueden ir acompañadas de un sentimiento de gran ansiedad y ansiedad, por ejemplo sobre la salud del bebé.

    Durante el embarazo, los síntomas depresivos también deben diferenciarse de la tocofobia, es decir, un trastorno de ansiedad separado que se manifiesta por un miedo de pánico a dar a luz de manera natural. En el caso de la tocofobia, la única solución suele ser planificar el parto por cesárea; esta es la decisión del obstetra, que puede ser sugerida por un psiquiatra emitiendo un certificado apropiado.

    Tratamiento de la depresión posparto / del embarazo

    La investigación sobre la farmacoterapia eficaz y segura durante el embarazo y la lactancia está en curso.

    En una situación en la que la condición de una mujer es mala, cuando los síntomas de depresión empeoran, se recomienda comenzar el tratamiento con dosis de antidepresivos debidamente modificadas; esta terapia se puede usar de manera segura , sin temor a dañar al bebé que se desarrolla en su útero.

    En las mujeres que luchan contra la depresión durante el embarazo, también se recomienda la terapia electroconvulsiva, que, contrariamente a los estereotipos, es un método seguro y uno de los más efectivos para tratar los trastornos del estado de ánimo.

    Si sufre de depresión severa después del parto, es mejor comenzar el tratamiento con antidepresivos y cambiar la forma en que alimenta a su bebé desde el pecho hasta el biberón. Es una decisión muy difícil para muchas madres jóvenes. Sin embargo, el hecho es que puede construir un vínculo emocional con su bebé de muchas maneras distintas a la lactancia.

    Para un bebé recién nacido, lo más importante es el bienestar de la madre, que intuye instintiva y directamente influye en su sensación de seguridad. Destetar a su bebé del pecho y cuidar su estado mental será sin duda una mejor decisión que mantener la lactancia materna sin tratar la depresión severa.

    Si los síntomas de la depresión son leves o moderados, se recomienda la psicoterapia en primer lugar; es el método de "primera línea" para tratar la depresión en el período perinatal. La asistencia psicológica es un método científicamente probado para tratar la depresión, y también ayuda enormemente a la mujer en el proceso de adaptarse a una nueva situación y reorganizar su vida. También alivia a las personas del remordimiento, que sufren muchas madres jóvenes que experimentan problemas mentales.

    Tu ayuda cuenta

    El comportamiento de los familiares de la mujer también tiene un gran impacto en la efectividad de la terapia. No tema acercarse a su pareja, hermana o amiga que parece estar sufriendo mentalmente mientras está embarazada o teniendo un bebé. Pregúntele qué necesita, cómo puede ayudarla a prepararse para el parto o cuidar de su bebé. Asegúrele que el hecho de que esté experimentando dolor mental no significa que sea o vaya a ser una mala madre.

    5/5 - (2 votos)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies! Política de Cookies