¿Piratería buena o mala? (La verdad de los derechos de autor)

Prácticamente todos hemos tenido contacto con algún tipo de material protegido por derechos de autor de forma no legitima por decirlo de forma elegante, sin embargo, para muchos países esto ni siquiera es algo ilegal dependiendo de la jurisdicción en la que te encuentres.

¿Pero, por quéé? en potencias como U.S.A los derechos de autor son tan protegidos, al punto de existir departamentos y agencias de seguridad destinadas específicamente a monitorear la difusión o visualización de este tipo de material.

¿Qué verás aquí?

    La cara política del Copyright

    En 2012 con el caso Megaupload, Estados Unidos y el FBI demostraron la magnitud del alcance y los intereses que manejan la política hasta fuera de sus fronteras, con la detención de Kim Dotcom, de forma totalmente ilegal y fuera de orden la MPAA (Motion Picture Association of America) hizo gala de sus influencias en el senado amenazando retirar la financiación a la campaña electoral demócrata y a su vez presionando hasta al presidente para ese entonces Obama con impedir su reelección si no se desmantelaba a Megaupload.

    Poniéndonos en contexto la MPAA, dirigida en ese entonces por Chris Dodd y conformada por Disney, Universal, Sony, Paramount Y Warner Bros, financian múltiples campañas de congresistas, senadores y políticos en general así como muchas otras ramas del gobierno que les permiten mover los hilos de las legislaciones Americanas a tal punto que manipularon funcionarios de seguridad en otros países, fuera de la jurisdicción americana para organizar redadas y capturas del equipo desarrollador de Megaupload.

    Lo más increíble era que sin siquiera tener bases para presentar cargos, puesto que la plataforma cumplía con toda la reglamentación online permitiendo a las casas desarrolladoras de material con copyright eliminar contenido a su juicio de forma directa con usuario y contraseñas de desarrollo especiales.

    Otro caso similar, pero de menor peso fue la demanda de Viacom la organización tras Mtv y otras cadenas televisivas en contra de YouTube unos años atrás, demanda que YouTube gano al igual que Megaupload debido a que no incumplían con ninguna ley.

    Todo esto nos demuestra cómo hasta donde pueden llegar estas mega corporaciones y cuanta influencia tienen en la política y legislación tanto en USA como fuera de sus fronteras, con tal de proteger sus intereses y esto va más allá de los ingresos, ya que el porcentaje de descargas o reproducciones de material pirata a nivel mundial es en países donde ni siquiera llegan de forma legítima estos contenidos protegidos y en los cuales por ende no es ilegal la piratería digital.

    ¿Y la protección de los autores?

    Esto es lo más increíble respecto a los derechos de autor, solo tienen de protección a los autores el nombre y eso porque es más fácil de vender la ley al público y a los artistas haciéndoles creer que es por su propio bien para su resguardo y te vamos a explicar cómo es esto.

    En 1976 diez años después del fallecimiento de Walt Disney los abogados, juristas y directivos de la empresa finalmente modifican las leyes de Copyright de manera tal que puedan conservar el dominio sobre los derechos y la explotación del personaje, así como el resto de material intelectual, es así como da comienzo la era de la explotación de derechos tal como la conocemos hoy.

    Las modificaciones que se hicieron a esta ley fueron basadas en las ya existentes leyes de protección intelectual de patentes, pero con significativos cambios arbitrarios que beneficiaran exageradamente a las empresas distribuidoras y no a los autores.

    Es tal el abuso a los autores que los derechos de explotación del material intelectual se extienden hasta 75 años tras la muerte del autor, cuando las propias patentes tienen una extensión de 25-35 años tratándose de material intelectual verdaderamente innovador y útil.

    Algunos pueden pensar que esta extensión de protección de derechos es para beneficiar a la familia de los autores, pero nada más lejano a la verdad, en realidad en la mayoría de casos los derechos de propiedad no pertenecen al autor si no a la empresa bien sea discográfica en el caso de la música o los estudios en el caso del cine y la televisión.

    Los casos más escandalosos respecto a este tema incluyen a Prince y Michael Jackson los cuales perdieron el derecho hasta de su nombre con lo que Prince tuvo que cambiarlo y Michael tuvo que comprar de regreso su nombre, y esto no se limita a eso son solo la punta del iceberg.

    A los Beatles les ocurrió lo mismo y Pual McCartney paso años tratando de recuperar los derechos sobre su música y no pudo recuperar la totalidad ni con todo el tiempo y recursos que invirtió en ello.

    La otra gran estafa

    Ciertamente la piratería es una gran estafa pero no como solemos creerlo, los artistas son estafados por las firmas para las que trabajan, pero todos los demás usuarios y negocios son estafados con impuestos de los cuales no somos cocientes como por ejemplo los cánones compensatorios por derechos de autor, los cuales establecen para la mayoría de comercios y negocios una comisión por asumir que hace uso en algún momento de material protegido bien sea como música ambiental una película de fondo en alguna oficina o imágenes promocionales de algún tipo.

    Por consiguiente, la mayoría de comercios añaden estas tarifas en los impuestos de sus productos o servicios si vas a una panadería, peluquería o alquilas un servicio de festejos en la mayoría de los casos estos costos van incluidos en el precio.

    En resumen, si descargas algo “gratis” no estas pirateando ya has pagado con creces por cada producto de creación intelectual que consumes y si lo distribuyes e incluso si lucras en el proceso estas en todo tu derecho pues no haces ningún daño al creador, ya las emperezas de distribución se encargaron de dañar al creador y a los consumidores.

    ¿Te ha resultado útil este post?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies! Política de Cookies